Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Santiago Roldán Zuluaga | 25 junio, 2022

Scroll to top

Top

Suena como yo

Los sonidos nos rodean, desde las relajantes melodías que elegimos escuchar en nuestros auriculares hasta los ruidos molestos como el escándalo del tránsito del metro. Para 2030 los consumidores esperan tener el control total no solo de lo que escuchan sino también de lo que otros escuchan de ellos. Los consumidores tendrán más capacidad de construir su mundo sonoro y ya no tendrán que aguantar la exposición a sonidos ambientales no deseados.

La manera en que escuchamos, hablamos y nos entendemos está por tener una gran actualización digital.

En el futuro, la gente espera estar aún más en control de cómo sus voces se presentan en cualquier idioma. Más de 7 entre cada 10 encuestados esperan tener auriculares que traduzcan idiomas a la perfección y de manera automática. Con tales auriculares, ellos podrían llamar a cualquier persona en el mundo, en cualquier idioma y sonando como ellos mismos. Incluso podrían elegir sonar como alguien más; 67 por ciento cree que podría asumir la voz de cualquier otra persona con tal realismo que incluso podrían engañar a miembros de su familia.

El ambiente del sonido también hará que tanto las experiencias digitales como las físicas se perciban como naturales. Por lo tanto, se prevé que los sonidos se inserten en el ambiente de tal manera que cualquier objeto digital colocado en el mundo físico se escuche completamente real. Por ejemplo, un cuarto lleno de objetos digitales produciría menos eco que un cuarto vacío.

 6 de cada 10 creen que serán capaces de escuchar el aliento y los pasos de personajes dentro de algún juego, como un Pokémon detrás de ellos, y localizarlo por esos ruidos exactamente como lo harían con una persona real o un animal. Además, la mitad cree que se hará sin la necesidad de auriculares para este propósito; en cambio, una diadema transmitirá el sonido directo a la mente.

Estar en control de lo que nosotros escuchamos es percibido de manera positiva por muchos; el 54 por ciento espera tener la capacidad de crear una burbuja de sonido digital que les permita escuchar solo lo que quieren -por ejemplo, estando en un autobús lleno de gente. Con frecuencia, los servicios de redes sociales son criticados por ser cámaras de eco, pero ¿Qué le pasaría a la comunicación cuando todos puedan crear una cámara de eco real? Tal vez ese potencial aislamiento se rompa cuando nuestra audición vaya más allá de sus límites naturales. Casi la mitad espera poder usar una diadema que convierta los sonidos en otras experiencias sensoriales. Por ejemplo, se podrían cambiar las voces en sensaciones en la piel o el sonido del tráfico en colores.

Las personas esperan en un futuro, conectarse a diademas que transmitan sonidos directamente a sus cerebros

ericsson.com

Comparte en:
Next Story

This is the most recent story.

¿Necesitas ayuda?